Header Ads Widget

¿Que es el TEA? Trastorno del Espectro Autista

¿Que es el TEA? Trastorno del Espectro Autista


El trastorno del espectro autista (TEA) es un trastorno neurológico y del desarrollo que afecta la forma en que las personas interactúan con los demás, se comunican, aprenden y se comportan. Aunque el autismo se puede diagnosticar a cualquier edad, se describe como un "trastorno del desarrollo" porque los síntomas generalmente aparecen en los primeros dos años de vida.

De acuerdo con el Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales (DSM-5) , una guía creada por la Asociación Estadounidense de Psiquiatría que los proveedores de atención médica usan para diagnosticar los trastornos mentales, las personas con TEA a menudo tienen:

  • Dificultad con la comunicación y la interacción con otras personas.
  • Intereses restringidos y conductas repetitivas
  • Síntomas que afectan su capacidad para funcionar en la escuela, el trabajo y otras áreas de la vida.

El autismo se conoce como un trastorno de "espectro" porque existe una amplia variación en el tipo y la gravedad de los síntomas que experimentan las personas.

Las personas de todos los géneros, razas, etnias y niveles económicos pueden ser diagnosticadas con TEA. Aunque el TEA puede ser un trastorno de por vida, los tratamientos y servicios pueden mejorar los síntomas y el funcionamiento diario de una persona. La Academia Estadounidense de Pediatría recomienda que todos los niños reciban pruebas de detección de autismo. Los cuidadores deben hablar con el proveedor de atención médica de su hijo sobre la detección o evaluación de ASD.

2. Signos y síntomas del TEA

Las personas con ASD tienen dificultad con la comunicación e interacción social, intereses restringidos y comportamientos repetitivos. La lista a continuación brinda algunos ejemplos de tipos comunes de comportamientos en personas diagnosticadas con TEA. No todas las personas con ASD tendrán todos los comportamientos, pero la mayoría tendrá varios de los comportamientos que se enumeran a continuación.

Los comportamientos de comunicación/interacción social pueden incluir:

  • Hacer poco o inconsistente contacto visual
  • Aparentar no mirar o escuchar a las personas que están hablando.
  • Compartir con poca frecuencia el interés, la emoción o el disfrute de objetos o actividades (incluso señalando o mostrando cosas a los demás con poca frecuencia)
  • No responder o ser lento para responder al nombre propio o a otros pedidos verbales de atención.
  • Tener dificultades con el ir y venir de la conversación.
  • A menudo habla extensamente sobre un tema favorito sin darse cuenta de que los demás no están interesados ​​o sin darles la oportunidad de responder.
  • Mostrar expresiones faciales, movimientos y gestos que no coinciden con lo que se dice
  • Tener un tono de voz inusual que puede sonar cantarín o monótono y robótico
  • Tener problemas para comprender el punto de vista de otra persona o ser incapaz de predecir o comprender las acciones de otras personas
  • Dificultades para adaptar los comportamientos a las situaciones sociales.
  • Dificultades para compartir en el juego imaginativo o para hacer amigos

Los comportamientos restrictivos/repetitivos pueden incluir:

  • Repetir ciertos comportamientos o tener comportamientos inusuales, como repetir palabras o frases (un comportamiento llamado  ecolalia )
  • Tener un interés intenso y duradero en temas específicos, como números, detalles o hechos.
  • Mostrar intereses demasiado enfocados, como con objetos en movimiento o partes de objetos.
  • Molestarse por ligeros cambios en una rutina y tener dificultad con las transiciones
  • Ser más sensible o menos sensible que otras personas a la información sensorial, como la luz, el sonido, la ropa o la temperatura.

Las personas con TEA también pueden experimentar problemas para dormir e irritabilidad.

Las personas en el espectro del autismo también pueden tener muchas fortalezas, que incluyen:

  • Ser capaz de aprender cosas en detalle y recordar información durante largos períodos de tiempo.
  • Ser buenos aprendices visuales y auditivos
  • Sobresalir en matemáticas, ciencias, música o arte.

TEA Causas y factores de riesgo

Los investigadores no conocen las causas principales de los TEA, pero los estudios sugieren que los genes de una persona pueden actuar junto con aspectos de su entorno para afectar el desarrollo de maneras que conducen a los TEA. Algunos factores que están asociados con una mayor probabilidad de desarrollar TEA incluyen:

  • Tener un hermano con TEA
  • Tener padres mayores
  • Tener ciertas afecciones genéticas (como el síndrome de Down o el síndrome X frágil)
  • Tener un peso muy bajo al nacer

Diagnóstico de TEA

Los proveedores de atención médica diagnostican el TEA evaluando el comportamiento y el desarrollo de una persona. Por lo general, el TEA se puede diagnosticar de manera confiable a la edad de dos años. Es importante buscar una evaluación lo antes posible. Cuanto antes se diagnostique el TEA, antes podrán comenzar los tratamientos y servicios.

Diagnóstico en niños pequeños

El diagnóstico en niños pequeños suele ser un proceso de dos etapas.

Etapa 1: Evaluación general del desarrollo durante los chequeos de niño sano

Todos los niños deben recibir chequeos de niño sano con un pediatra o un proveedor de atención médica de la primera infancia. La Academia Estadounidense de Pediatría recomienda que todos los niños reciban pruebas de detección de retrasos en el desarrollo en sus visitas de niño sano a los 9, 18 y 24 o 30 meses, con pruebas de detección específicas de autismo en sus visitas de niño sano a los 18 y 24 meses. . Un niño puede recibir una evaluación adicional si tiene un alto riesgo de TEA o problemas de desarrollo. Los niños en alto riesgo incluyen aquellos que tienen un familiar con ASD, muestran algunos comportamientos que son típicos de ASD, tienen padres mayores, tienen ciertas condiciones genéticas o tuvieron un peso muy bajo al nacer.

Considerar las experiencias y preocupaciones de los cuidadores es una parte importante del proceso de selección para niños pequeños. El proveedor de atención médica puede hacer preguntas sobre el comportamiento del niño y evaluar esas respuestas en combinación con la información de las herramientas de detección de ASD y las observaciones clínicas del niño. Lea más sobre los instrumentos de detección  en el sitio web de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC).

Si un niño muestra diferencias de desarrollo en el comportamiento o el funcionamiento durante este proceso de evaluación, el proveedor de atención médica puede referir al niño para una evaluación adicional.

Etapa 2: Evaluación diagnóstica adicional

Es importante detectar y diagnosticar con precisión a los niños con TEA lo antes posible, ya que esto arrojará luz sobre sus fortalezas y desafíos únicos. La detección temprana también puede ayudar a los cuidadores a determinar qué servicios, programas educativos y terapias conductuales tienen más probabilidades de ser útiles para su hijo.

Un equipo de proveedores de atención médica con experiencia en el diagnóstico de ASD realizará la evaluación de diagnóstico. Este equipo puede incluir neurólogos infantiles, pediatras del desarrollo, patólogos del habla y el lenguaje, psicólogos y psiquiatras infantiles, especialistas en educación y terapeutas ocupacionales.

Es probable que la evaluación diagnóstica incluya:

  • Exámenes médicos y neurológicos
  • Evaluación de las capacidades cognitivas del niño.
  • Evaluación de las habilidades lingüísticas del niño.
  • Observación del comportamiento del niño.
  • Una conversación profunda con los cuidadores del niño sobre el comportamiento y el desarrollo del niño.
  • Evaluación de las habilidades apropiadas para la edad necesarias para completar las actividades diarias de forma independiente, como comer, vestirse e ir al baño.

Debido a que el TEA es un trastorno complejo que a veces ocurre con otras enfermedades o trastornos del aprendizaje, la evaluación integral puede incluir:

  • Análisis de sangre
  • Prueba de audición

El resultado de la evaluación puede resultar en un diagnóstico formal y recomendaciones para el tratamiento.

Diagnóstico en niños mayores y adolescentes

Los cuidadores y los maestros suelen ser los primeros en reconocer los síntomas del TEA en niños mayores y adolescentes que asisten a la escuela. El equipo de educación especial de la escuela puede realizar una evaluación inicial y luego recomendar que un niño se someta a una evaluación adicional con su proveedor de atención médica primaria o un proveedor de atención médica que se especialice en TEA.

Los cuidadores de un niño pueden hablar con estos proveedores de atención médica sobre las dificultades sociales de su hijo, incluidos los problemas con la comunicación sutil. Estas sutiles diferencias de comunicación pueden incluir problemas para comprender el tono de voz, las expresiones faciales o el lenguaje corporal. Los niños mayores y los adolescentes pueden tener problemas para comprender las figuras del habla, el humor o el sarcasmo. También pueden tener problemas para entablar amistades con sus compañeros.

Diagnóstico en adultos

El diagnóstico de TEA en adultos suele ser más difícil que el diagnóstico de TEA en niños. En los adultos, algunos síntomas del TEA pueden superponerse con los síntomas de otros trastornos de salud mental, como el trastorno de ansiedad o el trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH).

Los adultos que noten signos y síntomas de ASD deben hablar con un proveedor de atención médica y solicitar una remisión para una evaluación de ASD. Aunque la evaluación del TEA en adultos aún se está perfeccionando, los adultos pueden derivarse a un neuropsicólogo, psicólogo o psiquiatra que tenga experiencia con el TEA. El experto preguntará sobre:

  • Retos de interacción social y comunicación.
  • problemas sensoriales
  • Comportamientos repetitivos
  • Intereses restringidos

La evaluación también puede incluir una conversación con los cuidadores u otros miembros de la familia para conocer el historial de desarrollo temprano de la persona, lo que puede ayudar a garantizar un diagnóstico preciso.

Obtener un diagnóstico correcto de ASD como adulto puede ayudar a una persona a comprender los desafíos del pasado, identificar las fortalezas personales y encontrar el tipo de ayuda adecuado. Se están realizando estudios para determinar los tipos de servicios y apoyos que son más útiles para mejorar el funcionamiento y la integración en la comunidad de jóvenes y adultos autistas en edad de transición.

Tratamientos y Terapias

El tratamiento del TEA debe comenzar lo antes posible después del diagnóstico. El tratamiento temprano para los TEA es importante, ya que la atención y los servicios adecuados pueden reducir las dificultades de las personas y ayudarlas a aprender nuevas habilidades y desarrollar sus fortalezas.

Las personas con ASD pueden enfrentar una amplia gama de problemas, lo que significa que no existe un mejor tratamiento único para ASD. Trabajar en estrecha colaboración con un proveedor de atención médica es una parte importante para encontrar la combinación correcta de tratamiento y servicios.

Medicamento

Un proveedor de atención médica puede recetar medicamentos para tratar síntomas específicos. Con medicamentos, una persona con ASD puede tener menos problemas con:

  • Irritabilidad
  • Agresión
  • Comportamiento repetitivo
  • Hiperactividad
  • Problemas de atención
  • Ansiedad y depresión

Lea más sobre las últimas advertencias de medicamentos, guías de medicamentos para pacientes e información sobre medicamentos recientemente aprobados en el sitio web de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) .

Intervenciones conductuales, psicológicas y educativas

Las personas con TEA pueden ser derivadas a un proveedor de atención médica que se especialice en brindar intervenciones conductuales, psicológicas, educativas o de desarrollo de habilidades. Estos programas suelen ser altamente estructurados e intensivos, y pueden involucrar a cuidadores, hermanos y otros miembros de la familia. Estos programas pueden ayudar a las personas con TEA:

  • Aprende habilidades sociales, de comunicación y de lenguaje.
  • Reducir los comportamientos que interfieren con el funcionamiento diario.
  • Aumentar o construir sobre las fortalezas
  • Aprende las habilidades para la vida necesarias para vivir de forma independiente.

Publicar un comentario

0 Comentarios